sábado, 3 de septiembre de 2011

Aurora, se va de excursion al bosque de las cerezas.



Era un día hermoso el de hoy, y Aurora iba con sus papas a pasar el día en casa de unos amigos, que tenían una casita cerca de la montaña.Estaba muy contenta, ya que iba a volver a ver a Amanda, su amiga del colegio, y a la que en verano, no veía demasiado, porque sus casas, estaban a mucha distancia.Pero de vez en cuando, los papas de las dos niñas,quedaban para verse y disfrutar del día,y hoy era uno de esos días.Metieron todo en el coche, Aurora se coloco el cinturón de seguridad, con una gran sonrisa en la cara, por fin!!,iba a ver a Amanda. Después de una hora de viaje,llegaron a casa de Jorge, y Cristina, y por supuesto de Amanda, rápidamente, Aurora, se desprendió el cinturón, estaba nerviosa, y con muchas ganas de ver a su amiga.Una vez que el coche se paro, Aurora, ya no aguanto mas, abrió la puerta y salio de un salto del coche, al encuentro de su amiga, que también había salido corriendo escaleras abajo,se abrazaron muy fuerte, y se dieron unos besos, llevaban demasiado tiempo sin verse, así que imaginaros...Estaban contentísimas las dos, y por el camino detrás de la casa se marcharon juntas de la mano.Comenzaron a hablar de como había ido el verano, que es lo que habían hecho en los días que no se habían visto.Se alejaron sin darse cuenta, pero conocían el lugar y sabían como volver.Además iban a por su fruta favorita, las cerezas,cuando llegaron al lugar, los colores eran verdes y rojos intensos, había muchas cerezas en el suelo, el viento y los pájaros, o simplemente, que estaban maduras se caían de los arboles, tiñendo el camino. Allí se sentaron las dos, olía genial, y respiraban profundamente, para que el olor se les metiese en la nariz.
Amanda se levanto y saco un pañuelo grande que llevaba doblado en el bolsillo de su vestido, comenzó a coger cerezas,muchas cerezas para después comer tranquilamente debajo del árbol.
Juntas comieron y comieron, hasta que ya no les cabía mas en el estomago, las manos y su bigote era de color rojo,jajajaa, se reían de las caras sucias que tenían, hacían muecas, y se oían sus risas fuertes y bien lejos.Los pájaros chillaban también, a la par, así que el escándalo era tremendo.Se pusieron las dos de pie, había que bajar un poco la comilona, se pusieron a cantar canciones que las dos conocían, estaban muy contentas de estar juntas ciertamente.

Se cansaron tanto, que se volvieron a sentar, Amanda le propuso un juego a Aurora, iban a jugar al silencio,¿al silencio?,pregunto Aurora?,¿Como se juega al silencio?; Amanda le explico, había que escuchar los sonidos durante un rato, y después Debian decir que o a quien habían oído.
Allí estaban las dos en silencio total,escuchando todos los sonidos, del campo, un pájaro, la caída de una cereza, una rama que caía.Se quedaron dormidas, tenían la barriga llena, y aquel silencio contribuyo a que así fuera,Aurora, soñaba  con arco iris, colores hadas y elfos, Amanda también soñaba, en las criaturas del bosque.Después de un buen rato, Aurora se despertó, vio que su amiga Amanda todavía dormía, así que se quedo en silencio, admirándola,de pronto detrás de ella, sintió que algo la empujaba, pego un salto, y a que no imaginais quien la empujaba, un pequeño elfo con un gorro rojo puntiagudo, y con cara de pocos amigos,
"Siempre igual", "todo el mundo, en medio siempre","así no se puede trabajar",.Llevaba una carretilla llena de hojas y ramas pequeñitas,y gruñía y gruñía todo el tiempo.Aurora le pidió disculpas, por estar ocupando su camino, pero ni la miro, se fue arrastrando su carretilla, y gruñiendo, Aurora miro a su amiga, pero aun dormía, y decidió seguir a aquel pequeño elfo,jaja, rió Aurora, tras unos setos escuchaba al elfo, que seguía gruñendo sin parar.Llego al tronco de un arbol, se abrio una pequeña puerta justo en una de las raices que el arbol tenia hacia el exterior, y alli se metio.Aurora se puso de rodillas y miro a traves de aquella pequeña puerta, pero no veia nada.De pronto, se abrio, el elfo, se asusto tanto al verla, que se le cayo la carretilla,y A urora se cayo hacia a tras, tambien asustada.

¿Se puede saber que es lo que quieres y porque me sigues?, le grito el elfo," Solo queria saber si necesitabas ayuda, le dijo Aurora.
No, necesito tu ayuda, solo necesito que me dejen trabajar.De pronto una luz hizo brillar el árbol donde se encontraban, de detrás de el, salio un hada, preciosa, con alas transparentes y que brillaban muchísimo,se dirigió a donde estaba el elfo, y le dijo algo al oído, después de eso, pidió disculpas a Aurora, por haberle gritado, Aurora acepto, por supuesto las disculpas, y el elfo siguió su camino para recolectar nuevamente las hojas y las ramas del bosque.



El hada se disculpo con Aurora, explicándole que el elfo, era muy gruñón pero en el fondo era muy bueno, que no se preocupara, que las disculpas eran de corazón,Aurora le dijo, que no pasaba nada,¿no vas a buscar a tu amiga?, le pregunto el hada,¿Como sabes que estoy con mi amiga¨', pregunto Aurora,
¡porque las hadas lo sabemos todo!, vuélvete a buscarla, esta preocupada, no sabe donde estas y te esta buscando, antes de que te vayas, déjame darte una cosa.
Saco de una pequeña bolsa, unos granitos blancos, y le pidió a Aurora, que los guardase como si fuese un tesoro, ella volvería a buscarlos en su momento, le dio las gracias y desapareció nuevamente por detrás del árbol.Aurora se encontró con su amiga Amanda, y le contó, lo que le había pasado y lo que le había dicho el hada, Amanda no se lo creía mucho, pero sabia que Aurora no mentía, y pensó, que a lo mejor era cierto lo que le contaba.Llegaron a casa, sus papas, estaban preocupados, porque habían tardado mucho en volver, y después de merendar, llego la hora de irse, besos, abrazos y lagrimas, llenaron las caras de las dos niñas, todavía quedaba mucho para ir al cole,
y tendrían que esperar nuevamente, para estar juntas.El coche se alejo por el camino, y Aurora cuando llego a casa , subió a su habitación y escondió lo que le había dado el hada, en un caja de cartón en su armario, se fue a dormir, muy cansada, el día habia sido muy largo, así que, había que descansar.
No sabemos todavía que paso con aquellos granitos blancos que el hada le dio, en los próximos cuentos debemos averiguarlo, así que seguid aquí conmigo, y lo sabréis.
Gracias por vuestras visitas,os espero muy pronto.Un besito de hadas.

1 comentario:

gabriel dijo...

Siempre hay que esperar,
haber que sera lo de las bolitas...!!!