viernes, 2 de septiembre de 2011

Aurora,visita el Arco Iris de las Hadas...


Era domingo por la mañana, cuando Aurora despertó, el sol estaba saliendo, y a través de su ventana, pudo ver el amanecer que tanto le gustaba.Bajo al comedor, su mama le había preparado un riquísimo desayuno, como siempre, se comió todo lo que le había puesto, y después de ayudar a recoger, salio al jardín a jugar.
Nada mas salir, se encontró un pequeño gusanito verde, Aurora pensó que se había perdido, y lo cogió con su pequeña mano, y lo coloco en una hoja verde, de las pocas que quedaban de ese color en el jardín, era otoño, y las hojas tenían colores distintos a las de primavera, se lo llevo a la parte de atrás de la casa, donde había un gran árbol,y allí lo dejo.
Volvió nuevamente a donde estaba, y se sentó un rato, a contemplar el campo que tenia delante de la casa.La casa de Aurora, estaba en un pueblecito cerca de las montañas, donde sus papas tenían una granja, allí cuidaban, ovejas, gallinas, vacas, conejitos,y vendían leche y huevos,a personas que venían de la ciudad.La mama de Aurora hacia queso,un queso riquísimo, que ella comía untado en el pan, como si fuese mantequilla, y su papa, sacaba a las ovejas y a las vacas, a pastar al campo donde la hierba era fresca, cerca de las montañas, mientras tanto, ella ayudaba a mama, con el queso, recogía los huevos de las gallinas, y les daba de comer a los animales, después recogía su habitación, eso si, mientras el colegio no comenzaba, después solo podía ayudar a su mama con los animales,los fines de semana.
Se levanto, y aviso a su mama que iba a dar un paseo,"no te vayas muy lejos",le dijo , así que echo a andar, sin un lugar fijo donde ir.Por el camino de salida de la granja, había un sendero que conducía al bosque cercano, precioso en otoño, por sus colores.
Cuando se adentro en el, se oían los pájaros cantar, con suaves sonidos, se sentó debajo de un álamo enorme, tenia un poco de calor, la temperatura era muy agradable, y cerro los ojos.De pronto, oyó un ruido cerca suyo, abrió los ojos, y allí estaba, una pequeña hada ,brillaba muchísimo, así que deslumbro a Aurora,cuando abrió de nuevo los ojos, los brillos sobresalían de los setos que Aurora tenia enfrente.


Hola!! le dijo,¿Quien eres?.
Asomo su cabecita, y le contesto:
 Soy lucilda, el hada del bosque de otoño.
¿me puedes oír?, pregunto Lucilda,
¡claro!, contesto Aurora,¿Porque no iba a oírte?
¡¡Genial!!, eso significa que puedo confiar en ti!!,dijo Lucilda.
¿Como?.... se extraño Aurora,
¡Claro, solo los niños buenos pueden oír a las hadas!, así que si me oyes es porque eres una niña buena.
Bueno... si, supongo que soy buena!.
¿Conoces el Arco Iris?.pregunto Lucilda.
¡¡Claro!!, asintió Aurora, sale en los momentos de lluvia, en algunos lugares, y sus colores son muy bonitos.
jajajaja, rió Lucilda,¡¡no me refiero a ese Arco Iris!!, sino al ¡Arco Iris de las Hadas!.
¿El Arco Iris de las Hadas?,¿Que es eso?, ¿Donde esta?.,pregunto Aurora.
El Arco Iris de las Hadas, es un lugar lleno de colores, caminos de luces, y donde las hadas llenan todo de color con sus brillos, un lugar donde los niños, se llenan de alegría;¿Quieres venir?.
A Aurora se le pusieron los ojos como platos de grandes, y le dijo a Lucilda, que siiiiiiiiiiiii, que cuando irían
aquel lugar.
Para ir allí, explicaba Lucilda, necesitamos magia, polvos mágicos, y mucha imaginación.
Aurora cierra los ojos, y sueña con el Arco Iris, con todas tus fuerzas, el resto déjamelo a mi, así que Aurora cerro muy fuerte los ojos, y se imagino un arco iris grande, lleno de colores y con muchas estrellas que salían de el.Cuando abrió los ojos, no podía creer lo que estaba viendo,todo eran colores, todo brillaba a su alrededor, y había un montón de hadas de todos los colores, caídas de agua, nubes, un sol precioso, todo era color.¡¡Hasta su vestido era de colores!!, los colores del arco iris ,por supuesto,volvió a encontrarse con Lucilda un rato después, le dio las gracias por haberla traído a un mundo de color, le hizo prometer no contar nada a nadie, ¡¡prometido!!, dijo Aurora, Lucilda estaba segura de que iba a cumplir su palabra.Jugo con las hadas, los elfos, y los insectos brillantes que había en aquel precioso Arco Iris.Abrió los ojos, y estaba junto al gran álamo, se levanto, uffff!!, vaya sueño mas bonito!!,de pronto al caminar, tropezó con una pequeña piedra que había en el camino, y vio asomarse a Lucilda a través de los setos.Pego un salto y le dio un beso, llego a casa, y cuando la tarde ya caía en el campo, Aurora, recordó lo que le habían dicho las hadas, su secreto tenia que estar a salvo, aunque llevaba todo el día con ganas de habérselo contado a su mama, pero no lo hizo.Cuando subió a su habitación y se acostó, no podía dormir, estaba tan contenta por lo que había vivido que no era capaz de conciliar el sueño.Su mama fue a darle las buenas noches, pero tampoco le dijo nada.Cuando la puerta se cerro, se le ilumino un lado de su cuarto,Lucilda estaba allí, y tras darle las gracias por haber mantenido su secreto, tenia un regalo para ella.

Cada vez que sueñes con el Arco Iris, tu vestido se volverá de colores y brillos, y podrás vernos. Cuídate mucho Aurora, y recuerda... mantén tu alma limpia, ayuda en todo lo que puedas a los demás,  y siempre estaremos cerca de ti.Le dio un beso y se marcho.Durmió feliz esa, y todas las noches.
Y colorín colorado, este cuento, se ha terminado...
¿Te gusto?.Recuerda que espero tu comentario,las hadas agradecen tu visita.Un saludo de hada!!

1 comentario:

gabriel dijo...

Piensa...
Que todos estos cuentos tus hijas le contaran a sus hijos y les diran que hada genial era sin saberlo su mama!