miércoles, 19 de octubre de 2011

La Magia del Corazón...


Tarde de lunes de Octubre, ya habían hecho los deberes, Y Gabriela y Aurora, descansaban en el jardín de la casa de Aurora.Hacia una espectacular tarde de Otoño, así que jugaban a las muñecas, muy contentas.
La mama de Aurora, se había quedado al cuidado de Gabriela, porque los papas de la niña, habían ido a la ciudad a hacer unas compras, y no podían llevarla.Ella estaba encantada de quedarse jugando con su amiga, así que estaban muy contentas las dos.

El sol comenzaba a bajar, para irse a dormir, así que empezaba a refrescar el ambiente.La mama de Aurora, les dijo que se subieran para su cuarto, ya que cogerían frío,por supuesto, las niñas obedecieron, y después de recoger todos los juguetes, subieron al cuarto de Aurora.
Se estaba mas calentito dentro de la casa, así que se sentaron en la alfombra y se dispusieron a jugar de nuevo.
De pronto, oyeron unos golpecitos que provenían de dentro del armario,se levantaron, y allí estaba, una hadita azul, que pedía salir.Salio tan deprisa que no les dio tiempo a las niñas, saber quien era,rieron las dos por ese motivo...

¡Hola!, dijo el hada de los cuentos,el hada azul de los cuentos, había venido a visitar a las niñas, estaba un poco triste la verdad, y es que llevaba una semana, que no había podido contar ni un solo cuento a nadie.
Los niños a los que se los contaba, estaban muy ocupados, entre videojuegos, y ordenadores...
¿Como es posible que esto ocurra?, se lamentaba el hada, mientras se lo contaba a las niñas.Desde luego, así pensaban Aurora y Gabriela, los niños acabarían perdiendo su magia, si seguían dedicándose a luchas, batallas y videojuegos a través del ordenador.Casi nadie cogía ya un cuento para leer.Muy triste estaba la pobre hada azul.

Las niñas tenían que hacerla nuevamente creer en que la escucharían volver a recuperar esa magia perdida,así que le prometieron al hada, que cada día, escribirían un cuento, para que ella se lo pudiera contar a los elfos del bosque, y que ellos serian los encargados de volver a llevarle a los niños para realizar su mágica tarea, que era crear ilusiones.
El hada azul, se puso tan contenta, que después de agradecer a las niñas su gesto, volvió al bosque esperando la llegada de los niños, y volver así a organizar su función de cuenta cuentos.
¡Genial el trabajo de las niñas!ahora si que tenían un gran reto por delante, pero que estoy segura de que lo iban a conseguir...

En nuestra siguiente historia, veremos como el equipo mágico, nuevamente en marcha,rescatan a las sirenas de las manos de los piratas...¡No os lo podéis perder!.
Gracias por tus visitas.Un besito de hadas...


1 comentario:

gabriel dijo...

Muy buena idea, haber si a las niñas se les ocurre poder escribir tan buens cuentos como las tuyas.
Felicitaciones!