domingo, 18 de diciembre de 2011

Un elfo muy triste...


En aquella fría mañana, el equipo mágico había salido bien abrigado para inspeccionar el bosque, sin duda en Navidad se producían algunos pequeños robos de adornos, y Debian hacer un control de vez en cuando.Gabriel y las niñas, iban hacia el interior de el para mirar bien que no faltase nada, porque la fiesta de la Navidad se acercaba y todo tenia que estar en su sitio, así lo había dispuesto el Hada del Oeste.Mientras iban por el camino,escucharon a alguien llorando.Se dispusieron a escuchar haber de donde venia,y se fueron acercando al lugar de donde provenía,y vieron a un pequeño elfo llorando a la puerta de su casa,en un gran roble enorme.

Gabriela se acerco a el, agachándose, puesto que era muy pequeño, y le pregunto que le pasaba y porque lloraba.Temblaba de frío, así que Gabriela lo cogió con mucho cuidado, y lo metió en la solapa de su abrigo de pelo que era muy calentito.
Solo tengo una llave para entrar a mi casa, y se me ha quedado dentro, por aquí nunca pasa nadie, y pensaba que nadie me escucharía, y no podría celebrar este año la navidad.Pues eso no va a pasar, nosotros te ayudaremos, dijo Gabriela.Y cuando se dieron la vuelta, Gabriel y Aurora, ya se habían encargado de ello,no solo habían  abierto la puerta sino que también habían cogido una pequeña mantita para taparse del frío.

Se puso muy contento,al poder volver de nuevo a su casa,así que invito al equipo mágico a unos pastelitos riquisimos y se metió en su casa con sus pequeña llave colgada de su sombrero,para que no le volviese a pasar lo mismo,entretanto, volvía a casa el equipo mágico,después de comprobar que todo estaba bajo control y los adornos seguían en el mismo sitio.
Gracias como siempre, al equipo por la ayuda desinteresada a todos los habitantes del bosque.Un beso del Equipo Mágico.

1 comentario:

gabriel dijo...

La buena acción de cada día, Bravo equipo Mágico!!! Una acción para imitar..busca a alguien que necesite ayuda y dásela si mas!!