sábado, 29 de septiembre de 2012

El Poder Azul...


Era un día gris,un día de otoño,pero el equipo Mágico,había salido igualmente al bosque a disfrutar de la tarde.Llevaban bocadillos, y zumo,porque tenían pensado volver tarde,se sentaban en la pradera de las flores, y allí escuchaban a los pájaros, los pequeños conejos que iban y venían,y por supuesto a los elfos que trabajaban cogiendo productos y frutos de la zona, que luego llevaban a los cocineros del Castillo del Hada del Oeste,para la elaboración de aquellos ricos pasteles que hacían las delicias de todo el reino, y sobre todo, del Equipo Mágico.
Al llegar las nubes eran negras amenazaban lluvia,y no estaban muy seguros de que se pudieran quedar demasiado tiempo.Extendieron el mantel azul para colocar la cesta de comida y poder sentarse alrededor de ella.Aurora y Gabriela a aquellas alturas de la tarde y después del paseo tenían hambre, y comenzaron a comer al ratito.Mientras comían tranquilos, se sentía el piar de los pajaritos, y las pequeñas hadas sobrevolaban de aquí para allá,sentándose en las flores.Esperaban a que el Hada del Oeste llegase para acompañarles,y así fue.Poco después, llegaba el Hada,y tras ella, cuatro elfos, traían una gran tarta de moras y frambuesas, con nata,era preciosa, Gabriela afirmo que daba pena comérsela,pero los elfos la fueron cortando y ofreciéndoles a los comensales un trocito, servido en una hoja de higuera.Por supuesto todos se chuparon los dedos como siempre.Estaba siendo desde luego, una tarde fantástica,sobre todo después de todas aquellas aventuras pasadas junto a su amigo Gustav.El sol comenzaba a bajar, y el fresco del otoño, hizo que los miembros del equipo mágico, se pusieran sus chaquetas.Habían recogido ya todo los utensilios de la merienda, y los elfos ya se lo habían llevado todo.Así que allí estaban disfrutando del atardecer,sin ninguna señal de peligro.La verdad es que aquella pradera estaba preciosa, imaginaros, el cielo entre naranja y rojo,los arboles con las tonalidades del otoño, y las pequeñas lucecitas de las haditas del reino, que iban y venían sin parar, haciendo que el efecto,fuese el de una noche estrellada.

Todo estaba bastante tranquilo,cuando de repente, el suelo se hundió,y todos los miembros del equipo mágico, caían al vacío sin remedio,las niñas gritaban, el Hada del Oeste,trataba de volar para poder salir, pero la fuerza de la tierra era mas fuerte y la arrastraba igualmente, al mismo tiempo que Gabriel también caía.Todos asustados iban cayendo hacia las profundidades de la tierra,y sin saber donde caerían,todo se volvió oscuridad, no veían nada,y Gabriela entonces,decidió sacar su colgante fuera de su blusa, ya que lo llevaba colgado en el cuello, pero no había podido acceder a el con la fuerza de la caída,parecía que todo flotaba, se sentía la sensación de que estuviesen volando,cuando Gabriela, logro emitir un haz de luz a través de su colgante mágico,sin duda fue toda una sorpresa, ver que estaban flotando en medio de toda aquella oscuridad.Sin saber donde se encontraban, comenzaron a bajar muy lentamente, y sus pies tocaron tierra.Una vez de pie, una gran luz en el fondo ,indicaba que debían acercarse a ella,¡pero cuidado!,advirtió el Hada del Oeste,puede ser una trampa.Con muchísima cautela, se dirigieron hacia aquella luz potente y azul, que cada vez se encontraba mas cerca.Todos juntos traspasaron la luz, y volvieron a sorprenderse,ya que una gran gruta, que en medio tenia un altar con una pila de piedra, de donde salia aquella intensa luz, que cegaba por momentos.

Gabriela se acerco valiente, y tras subir las dos escaleras que llevaban a la piedra,el azul la envolvió, como si de un ángel se tratara,un gran halo de luz azul, que comenzó a elevarla hacia lo alto de la gruta.Gabriel salio corriendo hacia ella, pensando en que aquello era obra de alguien malvado.Cuando descendió nuevamente, el halo azul que la envolvía se apago, y la intensidad de la luz del altar, se torno de menor intensidad.El Hada del Oeste entonces, supo donde estaban,y se lo anuncio a los miembros del Equipo Mágico,aquel lugar y aquella luz, era "El Altar de la Magia Azul", cerrado durante siglos, por el poder de un malvado dragón, y descubierto ahora por ellos, entregándole el poder absoluto de la Magia a Gabriela.Los miembros del Equipo Mágico, se miraron extrañados, pero alegres de que ahora Gabriela, tuviese el poder de la magia azul, lo que le daba máximo poder sobre las aguas,y el cielo,sin duda, una gran responsabilidad para la niña,que agradecida, se acerco al altar, y recogió una gran piedra azul,que fue repartida entre todos los miembros del equipo, ya que cada uno de ellos, obtendría el poder azul,un poder que unido al gran poder de Gabriela, haría que los enemigos fuesen mas débiles ante ellos.

Sin duda una gran alegría,y un buen susto también para todos.Marcharon a casa,esta vez llenos de magia,poder, y un gran secreto, no contarle a nadie, de aquella gruta y mucho menos de aquel altar...

1 comentario:

Gabriel Riveros dijo...

Un poder mágico superior despierta para afrontar un desafío en manos de un ser puro como Gabriela.
El equipo Mágico puede ahora hacer frente a mayores peligros.
Excelente capitulo. felicidades!