martes, 18 de septiembre de 2012

Esqueletos, Fuego,y Magia...


En el anterior cuento, nos habíamos quedado en que el Equipo Mágico, intentaba salir de aquel callejón, en el que una sombra escalofriante los había sorprendido mientras caminaban.Pues bien, Gustav,el escorpión parlante,les había explicado que en aquel callejón cruzaban continuamente las almas, que eran reclutadas por el Dios del Inframundo , Hades,como recordareis, el viaje del aventuras del Equipo Mágico y el Hada del Oeste, había sido a la antigua Grecia.
Allí estaban, con piel de gallina y tratando de salir de aquel oscuro callejón, pero a pesar de caminar, parecía que el suelo se movía a su paso, alejando cada vez mas,la salida de el,de uno y otro lado de aquel callejón, parecía todo normal, las gentes iban y venían, charlando y vendiendo sus productos.Pero aquella salida se alejaba mas y mas cada vez,mientras eso pasaba, no se dieron cuenta que detrás de ellos, tenían una sombra, esa sombra que los acababa de atravesar hacia un momento de forma repentina,y la cual emitió un ruido, propio de las películas de miedo.Todos se dieron la vuelta,y sus ojos,de sorpresa y miedo no podían dejar de mirarla.Gustav entonces, grito:
¡Cerrar los ojos!,¡No la miréis!,ahí estaba el poder de la sombra, quien la mirase fijamente, caería en las garras de Hades, y viajaría a su mundo, para servirle, y nunca mas volver a la tierra de los vivos.
Todos agacharon la cabeza, siguiendo las instrucciones de Gustav,todos menos Aurora,que ya estaba atrapada en su poder. Comenzó a caminar hacia ella, sin hacer caso a los gritos de su amiga Gabriela, y el resto del equipo.Caminaba,caminaba, y en un abrir y cerrar de ojos, se vio envuelta en aquella fantasmagorica sombra, que la hizo desaparecer de repente.Gabriela salio corriendo hacia la sombra, pero había desaparecido, el poder se había esfumado llevándose a su amiga, y había que salvarla.¿Pero donde estaba?,¿Por donde se entraba al Inframundo?, comenzó a golpear y abrir todas las puertas de aquella calle,sin perder ni un minuto,Gabriel y el Hada del Oeste igualmente la ayudaban,pero sin éxito.

Gabriela desesperada, saco de su bolsillo el colgante de la Lágrima de Luna,ella estaba convencida de que aquel medallón la iba a ayudar a recuperar a su amiga.Y así fue,un aro luminoso se abrió, cuando coloco su colgante mirando al cielo,y pasaron a través de el.Un lugar horrible aquel, nunca habían estado en un lugar tan terrible,esqueletos que caminaban sin rumbo,sacos de huesos, que en una barca, navegaban por un gran canal,con una pequeña luz en ellos,y oscuridad,mucha oscuridad,¡era horrible el Inframundo!.Pero a los miembros del Equipo Mágico, debían actuar deprisa, desconocían donde podía estar Aurora, y la cara de preocupación de Gabriela,era evidente.
Siguieron el camino del canal, el olor a azufre cada vez era mas fuerte,tanto que tuvieron que quitarse las chaquetas para poder respirar,risas horribles se escuchaban de vez en cuando, cuando la gran multitud de sombras, que iban y venían, pasaban a su alrededor,como si se estuvieran riendo de ellos.
Al girar a la derecha de la gruta,el fuego,una gran hoguera, que cuidaban cuatro esqueletos enormes, y que siempre mantenían encendida,no preguntéis con que,y mas arriba una mesa de piedra grande y una gran ensaladera echando humo,¡ese horrible olor a azufre viene de ahí!,comento Gabriela,aquello era irrespirable.
Fue entonces cuando Gabriel se dio cuenta que entre aquella hoguera y la mesa, había una cama rodeada de flores blancas y sobre ella tumbada,Aurora.
Con un vestido blanco cayendo por los costados de la cama, y mas flores blancas en el suelo,¡era un ritual de sacrificio!,¡debian salir de allí todos y enseguida!.Gabriela fue la primera que se encamino hacia donde estaba su amiga,y sin pensárselo,intento pasar por medio de aquellos cuatro gigantes huesudos, pero no le permitían llegar, estaban preparados para luchar, y Gabriela también, así que colgante en mano, invoco al poder mágico de la luz de las hadas,y dentro de un circulo mágico de luz, deshizo aquellos horribles huesos, que quedaron destartalados en el suelo, sin poder unirse de nuevo.

Al acercarse nuevamente a su amiga, se produjo el encuentro con el poder oscuro del Dios del Inframundo Hades.Allí apareció,no sabe muy bien de donde pero allí estaba mirándola expectante.Mientras tanto, los demás ya habían ido cogiendo posiciones para cualquier inconveniente, y se deshicieron de los pequeños guardianes huesudos que iban a pareciendo.
El poder del colgante de Lágrima de Luna, no tendría mucho efecto sobre Hades,ya que su poder era mayor,así que en movimiento rápido Gabriela pudo unir los tres poderes,Luz, Sabiduría y Poder Mágico de Luna,al mantener los tres colgantes en su mano, además contaba con la ayuda del Hada del Oeste,que también su poder era muy muy fuerte.Hades se reía mientras hablaba y hablaba, tratándolos de convencer de que su mundo era todo comodidad y buen hacer, y que deberían quedarse,pero por supuesto al Equipo Mágico no lo convenció.Y tras una vuelta mas del Dios,Gabriela emitió su haz de luz hacia el techo de la cueva, la cual al rebotar en la ensaladera,apago aquel terrible y maloliente humo de azufre.Hades se enfureció, y abrió un gran hueco en el suelo de la gruta,en el que solo se veía fuego, que a veces escupía llamaradas terribles hacia la gruta, pero Gabriela no se sintió amenazada, ella ya se había enfrentado al dragón en el Valle Oscuro y no tenia miedo a aquello.

Después de aquella demostración de poder por parte de Hades, le toco el turno al Equipo Mágico, y con todos los colgantes mágicos en mano, crearon un gran circulo de color y luz, que dejo a Hades sin visión ninguna, haciendo que se cayese en su propia trampa, la cual una vez dentro se volvió a cerrar.
Corrieron a salvar a Aurora, la cual en ese momento se despertó aturdida,y sin saber muy bien que hacia allí.
Sabían que Hades volvería, así que decidieron que aquella visita a la antigua Grecia, tocaba a su fin.El Hada del Oeste, abrió la puerta del Tiempo, y por ella se despidieron de toda a aquella civilización y por supuesto, del malvado Dios del Inframundo, Hades...
¡Menuda aventura!,la verdad es que la magia de las hadas, hacen que los poderes del Equipo Mágico sean infinitos...!
De camino de vuelta no se comento nada, ni siquiera Gustav,con lo charlatán que es, pronuncio palabra alguna, y es que no me extraña, no es fácil salir del Inframundo, ni tampoco haberlo conocido...

1 comentario:

Gabriel Riveros dijo...

Muy emocionante relato, una gran ventaja estar siemore unidos para apoyarse. excelente!!!