viernes, 29 de marzo de 2013

Preparamos la Primavera...


Después de un tiempo sin apenas actividad por parte del Equipo Mágico,comenzaba la primavera,la estación en la que los colores del bosque,y del reino mágico de las hadas, se convertía en un lugar si cabe con mas magia, ya que las flores de todos los colores, se agolpaban en todos los rincones.La fiesta de la Primavera,era sin duda,el acontecimiento mas importante de estos próximos tres meses,y el Equipo Mágico era parte activa de el.
Las hadas,se preparaban para la recogida de las flores y los frutos del momento,haciendo pasteles,y llenando cada rincón del palacio,valle y alrededores de flores de diversos colores y tamaños.
De visita en el Castillo del Poderoso ¡Hada del Oeste,Gabriel,Gabriela,Aurora y Amanda,se llenaron de la alegría de sus habitantes,y es que ya por el camino, las pequeñas casitas de elfos y hadas,estaban adornadas, con toda clase de adornos florares,coronas de colores y ventanas adornadas de pequeñas florecillas con colores muy vivos,también sus trajes habían cambiado,del verde oscuro de los elfos en invierno, habían pasado al verde manzana,un color mucho mas fresco y mas acorde a la estación,las hadas adornadas con pequeños trajecillos de flores, y las alas con brillos especiales.Los pajarillos también piaban sin parar agradeciendo al sol su calor, y despidiendo al frío invierno por fin.

En la cámara del trono,les esperaba una también floreada hada del Oeste,radiante de alegría, al ver que sus súbditos reían felices por la llegada del sol primaveral.Sus rayos entraban por los grandes ventanales que iluminaban la estancia, y dejaban ver el inmenso jardín con su lago, del que disponía el palacio.
Amanda,Gabriela y Aurora,cogieron los cestos de mimbre que había en un rincón del salón, y se dispusieron junto con otras hadas, a recoger flores y frutos como los demás.
Mientras tanto, en el jardín y sentados en una gran mesa,se quedaban hablando el Hada del Oeste y Gabriel,que le contaba cuales habían sido sus ultimas actividades del final del invierno.El Hada del Oeste, sabia ya todo lo que Gabriel le contaba,ya que ella estaba siempre al tanto de la protección del Equipo Mágico.
Las mariposas, las hadas,y las pequeñas abejas,trabajaban sin parar,unas recolectando flores,otras recolectando frutas y otras recolectando el maravilloso polvo de flores para después convertirlo en una deliciosa miel.

Pero...¿Y los pequeños habitantes del suelo?,Gabriela, se quedo durante un buen rato,mirando la fila de hormigas que recorría el jardín, y se perdía en la inmensidad del mismo,le parecía un gran trabajo y esfuerzo el poder trasladar a una larga distancia del hormiguero los materiales que recolectaban.
Se tumbo en el suelo, y en cuanto acerco su cara al suelo,la afamada fila se detuvo, bajo las ordenes de su sargento,que con un poderoso ¡Alto Compañía!,hizo que todos los demás se detuvieran.
¡Hola!,le dijo Gabriela,con sumo cuidado, ya que pensaba,.y estaba en lo cierto, que si levantaba el tono de voz, arrastraría a las hormigas sin querer.
¡Buenos días niña!-respondió el sargento.
¿Cual es tu nombre?,pregunto Gabriela.
Mi nombre es Sargento William,¡Sargento de la tercera compañía de las hormigas rojas del valle,a tu servicio!.
Encantada,mi nombre es Gabriela,y soy miembro del Equipo Mágico y amiga de todos los animalitos del bosque,de hadas y elfos.
Y...¿A donde lleva a su compañía,sargento William?.Pregunto con curiosidad Gabriela.
¿Donde?,pues al final del camino, allí tenemos que recolectar partes de las hojas y restos de ramas que quedan del viento del invierno,para llevarlas a nuestro hormiguero.
Debemos aprovechar primavera y verano, para que cuando el frío vuelva,tengamos todo preparado para cerrar nuestras casas,y protegerlas del agua y el frío.
¡No quiero molestaros mas Sargento William, gracias por su explicación,y que tengan usted y sus soldados una feliz estación de primavera!.

¡Gracias señorita Gabriela, le deseo lo mismo!.
Tras esa conversación ,el Sargento William,dio nuevamente un grito para decir.
¡Soldados, en marcha!,y así nuevamente la cadena de recolección se volvió a poner en marcha.
Ya de vuelta en el castillo,Gabriela les contó a los demás la conversación que había tenido con sus amigas las hormigas rojas,y todos se sorprendieron,los demás miembros del equipo, también contaron lo que habían estado haciendo durante toda esa mañana, era hora de comer, y todo estaba listo ya para poder disfrutar de los riquísimos platos de aquel reino, que todos los miembros del Equipo Mágico habían echado tanto en falta.
Un siestecita,prosiguió a tal cantidad de comida,y juntos,regresaron después a casa,quedando para seguir con los preparativos de tan famosa fiesta...

1 comentario:

Gabriel Riveros dijo...

Esperemos que la primavera lledue de nuevo a nuestras vidas, además necesitamos un toque mágico para poder vencer al invierno eterno en que vivimos!!!