jueves, 6 de agosto de 2015

El Camino de las Antorchas...

Desesperados por la perdida de Gabriela , Gabriel y Aurora, buscaban la manera de poder bajar aquel acantilado oscuro, en busca de la niña. La niebla y el terreno lleno de rocas y hierbas, les impedía ir todo lo deprisa que deseaban . Los colgantes mágicos, apenas tenían fuerza mágica para alumbrarles aquel oscuro camino. Tras unos pasos despejando hierbas, Gabriel se dio cuenta que estaban entrando en una cueva. A lo lejos se veían unas pequeñas luces y tras coger de la mano a Aurora, se dirigieron hacia aquellos pequeños puntos luminosos. A medida que se iban acercando se dieron cuenta que eran pequeñas antorchas colocadas en las paredes de piedra de la cueva, marcaban un camino, y sin demora caminaron a través de aquel camino. Tras un largo pasillo alumbrado por el pequeño fuego de ellas, llegaron a una maravillosa gruta donde el color azul, el cristal y el brillo de paredes y techos de colores, dejaban entrever un lago subterráneo. Se acercaron a el, era cristalino pero no se veía claramente el fondo, Aurora se agacho para comprobar si se podía ver algo mas, de repente algo la arrastro hacia dentro del lago y desapareció...

¡ Aurora, Aurora ! grito Gabriel, pero nadie contesto, y el maravilloso lago cristalino, se convirtió en otro nuevo camino por andar, ¡ A desaparecido !- dijo Gabriel.
¿ Niñas donde estáis ? - se pregunto a si mismo desesperado. Sin perder tiempo, se adentro en aquel camino, y camino y camino, solo había piedras y antorchas, ninguna salida, ningún otro camino. Y sin parar, sin casi fuerzas, y sin brillo en su Colgante Mágico, se adentraba mas y mas en aquella cueva, esperando poder encontrar a las niñas sanas y salvas.
Mientras caminaba, de pronto, una gran llamarada de fuego, vio a lo lejos, corrió hacia ella, sin miedo, era mas importante recuperar a los demás miembros del Equipo Mágico, y  saber que era lo que estaba pasando para poder salvar el reino del Hada del Oeste.
El fuego se disipo repentinamente, y Gabriel corrió aun mas rápido. Por fin, llego al final de aquel camino, pero lo que encontró allí, no era lo que esperaba, Gabriela estaba envuelta en una gran bola de fuego, y Aurora en una gran bola de agua, las dos niñas estaban atrapadas allí, y en la cima de la gruta, estaba aquella joven, la misma que les tendió la trampa en el puente de cristal.
- ¡ Suéltalas!- le grito Gabriel.
- jajajajajajaja - rió la joven. Si quieres que las suelte, tendrás que entregarme a Sara, el Hada del Atardecer , jajajajaja, volvió a reír.
- ¡ Quiero su poder y su belleza eterna !. ¡ Mientras no las tenga no las soltare !,
¡ ese es el cambio ! - grito la joven. ¡ Traérmela y las soltare !.
¡ El Hada del Oeste no tardara en llegar !, ¿ Que vas a hacer entonces ?- le grito Gabriel.
- jajajajajajajajaja, volvió a reír la joven.
- ¡ Yo soy el Hada de la Oscuridad, el poder del Hada del Oeste no podrá conmigo !.
Mientras Gabriel y el Hada malvada tenían aquella conversación, no se percataron que las niñas habían conseguido destruir la magia del fuego y del agua en la que estaban envueltas, y sus colgantes mágicos volvían a brillar con intensidad.

Gabriel al comprobar su colgante, se dio cuenta enseguida que el Equipo Mágico estaba preparado para enfrentarse una vez mas al poder oscuro, y sin perder tiempo los tres colores Agua, fuego y Aire, se unieron hacia la malvada Hada de la oscuridad, que desprevenida, trato de contener el poder con su varita, pero fue imposible, el poder y la fuerza de los elementos del Equipo Mágico, eran mucho mas poderosos, y en un ultimo esfuerzo, consiguieron envolver al Hada malvada, e introducirla en un pequeño frasco de cristal, que el Hada del Oeste, recién llegada a la gruta puso sobre el suelo.
Ya con el Hada encerrada en su prisión, fue llevada al Valle Oscuro, donde la maldad vive encerrada para siempre.
Todo se torno colores, el sol volvió a brillar, la gruta oscura se convirtió en una maravillosa cueva de colores...

Todos ya de vuelta en el Castillo del Hada del Oeste, la alegría y la tranquilidad se volvió a respirar con plenitud, el Equipo Mágico, fue vitoreado, y tras ser felicitado por todos los presentes, el Hada del Oeste, les hizo entrega de un bien muy preciado para ella. " El Colgante de las tres fuerzas", Aire, Fuego y Agua, que les hacia tener un poder infinito.
¿ Como llegaron las niñas aquella gruta?, ¿ Como pudieron sobrevivir a la caída y al agua profunda?.
¡ Mejor no lo queremos saber...!¡ Bravo Equipo Mágico !, ¡ Sin vuestra ayuda , no hubiese sido posible !.
¡Hasta pronto !.


1 comentario:

Gabriel Riveros dijo...

Que alegría poder recuperar alas niñas...Por fin paso el susto!