sábado, 7 de julio de 2012

Hortang,el poder del Dragon..


Otro día mas, en el que Gabriel,Aurora y Gabriela,estaban dispuestos a escuchar aquellas historias terribles,de los comienzos del Valle Oscuro.Esta vez el Hada del Oeste se había trasladado a casa de Gabriel, y estaban cómodamente sentados,en la espaciosa habitación de Gabriela.Con cara de tristeza, debido a los recuerdos, el Hada del Oeste, prosiguió con los acontecimientos que habían seguido a aquella primera historia en la que se vio atrapada en aquella mazmorra,donde Hortang, el dragón de su confianza la había confinado.
"No se cuanto tiempo pase allí, para mi fueron eternos,sin ninguna visita, sin poder usar mi magia, que por otra parte, estaba debilitada,solo veía pasar los días, a través de un pequeño agujerito que la roca había moldeado a modo de ventana, y por la que sabia si era de día o de noche.Explosiones,que se oían a lo lejos,y otras veces mas cerca, y de vez en cuando, aquel horrible rostro de venganza,y poder de quien había sido para mi mas fiel amigo.Hortang, se engrandecía en cada visita, me decía que quedaba poco ya para el final,que mis hadas y mis elfos, estaban a punto de formar parte del "ejercito azul",así llamaba Hortang, a sus súbditos,recuerdo que lloraba, muy triste, porque mi reino estaba en el fin y no podía hacer nada para impedirlo",Gabriela se acerco al Hada del Oeste, y agarro su mano, las lágrimas caían sobre la alfombra, formando bolitas de colores,y el Hada se agarro de su mano fuertemente, como si realmente en aquel momento necesitase una mano amiga.La verdad es que los miembros del equipo mágico,estaban desconcertados al ver así al Hada del Oeste, ya que se caracterizaba por su valentía y su equilibrio, tan frágil en aquel momento, pero también comprendieron los duros momentos que sin duda, pasaría en aquel tiempo.

"Estando sentada en el suelo, abatida y casi sin fuerzas, algo me golpeo la cabeza,la verdad,no había demasiada luz,y no logre ver bien que era al principio,me levante deprisa, y en un rincón de la mazmorra, vi una bolsita de terciopelo negro,rodeada por un cordón muy fino en color dorado.La cogí, mire hacia el hueco de la roca, y vi a Selena,una elfo,de mi reino, que era la encargada de que todo en la mesa de mis celebraciones estuviese en orden, una elfo, muy inquieta,pero a la vez muy trabajadora, y responsable.Y de repente, desapareció, no pude darle las gracias.Mi sorpresa vino después,me senté nuevamente,y me dispuse a abrir aquella bolsita sin perder ni un minuto,cual fue mi sorpresa, cuando dentro de aquella maravillosa bolsita, estaban mis dos colgantes mágicos principales,"el Medallón de la Sabiduría",y "el colgante de los sueños".

¡Realmente estaba salvada!,con aquellas poderosas armas en mis manos, ya me sentía con fuerza para entablar una batalla, por recuperar mi reino, y volver a darle a mis hadas y elfos la tranquilidad que nos habían robado.¡Pero debía tener cuidado con Hortang!,si llegaba a descubrir que mi poder estaba activo nuevamente,seria una batalla dura y llena de victimas inocentes.
Las guarde, y espere pacientemente a que dos días y dos noches pasaran sin decir ni una sola palabra,ni un solo gesto de victoria,me prepare bien para aquella ocasión, solo había una oportunidad,y debía ser la de la victoria, y mi libertad.Así que me arme de valor,Hortang mientras tanto, seguía con sus aires poderosos,y malvados en contra de mi, pero aquello ya no me importaba,la victoria estaba cerca, lo sabia.
El día se abría camino a través de aquel pequeño agujero del techo, y mi momento estaba ya muy próximo,mi desayuno de hoy, también fue diferente, aquel te,y aquel trozo de pan que otros días habían sido catastróficos para mi, hoy sabían mejor que nunca, recuerdo que no deje ni las migas, mis fuerzas estaban al completo.Hortang vino a hacer su primera visita de rutina,y también sus palabras fueron diferentes,aquella mañana, me había dicho,buenos días,lo mire, y en sus ojos llenos de odio y venganza, hoy también vi mi reflejo, y también pude ver su final.

"Hoy sera el ultimo día que nos veamos,Majestad,me dijo con aires de superioridad, no volveré aquí nunca mas,estaré en donde debo, en mi reino, y en tu silla,su maléfica risa, se metió tan dentro de mi corazón,que sin duda, me dio mas fuerzas para el ataque, nunca esperaba,que yo tuviera por fin, mi poder, la puerta de hierro de aquella horrible mazmorra obedeció mis ordenes, y se abrió de golpe, distrayendo la atención de Hortang, y por esa sorpresa,mis colgantes mágicos y el poder de mis manos,hicieron el resto,resistió uno y otro ataque,lanzándome fuego, mientras pedía ayuda,para que alguien llegase hasta el,pero fue inútil, su voz se apagaba por momentos, enmudecía, y su fuego se apagaba cada vez mas rápido,tanto que después de aquella lucha, cayó al suelo, agotado, sin fuerzas, y a través del "colgante de la sabiduría",recupere mi poder perdido,dejando a Hortang en aquella tremenda mazmorra,encerrado, de la misma manera que el me dejo a mi.Trataba de gritar,desesperado, pero su lucha era inútil, su voz poderosa,se había apagado.

Salí de allí corriendo, todo era fuego,el valle completamente destruido,y las gentes de mi reino, corrían de aquí para allá sin rumbo fijo.Uní mis colgantes mágicos, y en el cielo se abrió un gran claro,el sol comenzó a mostrar sus rayos, y elfos y hadas,paralizados vieron que el Hada del Oeste había vuelto,que por fin, nuevamente las cosas volverían a su lugar...En el Valle Oscuro, quedaban parte de mi ejercito de elfos,custodiando a Hortang, conocía su poder,y sus mañas, sabia que no se daría por vencido...


Bueno, bueno,¡menuda historia!,así quedaron los miembros del equipo mágico,sin palabras...pero...¿Que paso con Hortang?,¿realmente se acaba ahí la historia...?,¿Se podría haber escapado de la mazmorra del Valle Oscuro?...¡Esperaremos a la próxima historia!.

1 comentario:

GABRIEL RIVEROS dijo...

Muy emocionante la historia del hada del oeste, pero habrá podido el dragón recuperarse y tratar de sorprender al hada de nuevo....!!!
Humm... esperemos la derrota definitiva del Dragón.