sábado, 9 de marzo de 2019

Las Montañas de Hielo

Entre el mundo de la magia,y el mundo real, hay solo un paso, y el equipo mágico lo sabe muy bien.Ellos estaban seguros de que en todas sus aventuras, habia una razon de peso para vivirlas, y no era otra que proteger y ayudar a todos los seres mágicos de las Tierras del Oeste, y por supuesto a su Hada del Oeste, ella había sido quien les había concedido todos los poderes mágicos que tenían y sus colgantes, y ellos disfrutaban de su reino, todos los días.
En esta nueva aventura, el Equipo Mágico, se había puesto en camino hacia los límites del Reino,en las Montañas de Hielo, desde hacia unos dias, al agua del río de colores, que recorría el reino, le faltaba un color, el azul, y debían averiguar porqué. Llevaban consigo abrigos, gorros y bufandas, el frio alli era aterrador, el viento congelaba todo a su paso y la nieve y el hielo llenaba cada rincón .
Atravesaron el bosque de arándanos, por supuesto, comieron un poco de aquellos frutos que tanto gustaban a Gabriela,se adentraron en la gruta de cristal, y cruzaron el cordón de flores, para adentrarse en la Gruta del Invierno y llegar así a la cima de la Montaña Helada, lugar desde donde nacía el Río de Colores. Mientras cruzaban la gruta, escucharon golpes, como si alguien estuviera golpeando con un martillo, se detuvieron para escuchar.
Imagen de Internet

Se miraron, pero no sabían muy bien de donde procedía el ruido, decidieron caminar hacia el camino de la derecha, sabían que no podían perder tiempo, pero después de pensar que hacer, escogieron primero ir a ver qué ocurría y que era aquel ruido.
A medida que caminaban por el estrecho camino lleno de piedras y oscuridad, el ruido era más intenso, y de repente, el colgante mágico del Equipo Mágico, se iluminó con un color rojo intenso que los asustó, sin duda, era una alerta, un aviso de que algún peligro acechaba. volvieron a pararse, y también se detuvo el ruido, ya no se escuchaban golpes, todo se volvió silencio. Los colgantes se habían apagado y no tenían luz. De pronto,alguien había sujetado la mano de Gabriela, y la niña gritó. Gabriel y Aurora, gritaron también llamándola, pero ella no contesto. Decidieron pues unir los dos colgantes mágicos, necesitaban alguna luz, para poder saber dónde había ido Gabriela. Al encenderse los colgantes vieron que Gabriela había desaparecido , se adentraron más en el camino sin saber adónde los llevaría. Gritaban ¡ Gabriela!, ¡ Gabriela!, pero nadie respondia.
Al girar a la derecha en la cueva, entraron en una especie de salón de piedra, había antorchas encendidas, un pequeño estanque en el centro y al fondo, unas escaleras,arriba de ellas una gran piedra, que tenía algo brillante encima, ¿ Quereis saber de que color eran todas aquellas cosas que habia alli, incluida el agua?,¡ si!, ¡ Era azul!, las antorchas tenían un fuego azul encendido, el estanque tenía el azul del cielo, y sobre aquella roca, había una gran piedra azul que emite un destello cegador. Gabriel y Aurora, decidieron acercarse a ver qué era aquella piedra, pensaban que aquello tenía que ver con la falta de color azul del Río de Colores. Al acercarse, se volvieron a llevar una sorpresa, detrás de aquella piedra azul, estaba envuelta en un remolino del mismo color, atrapada Gabriela, inmóvil, como dormida.¡ Tenemos que salvarla Aurora!- Gritó Gabriel.
imagen de internet


Los dos unidos por sus manos, pusieron en marcha los poderes del Colgante del Amor, un colgante que tenía el poder de unir a las personas, volverlas más amables y el poder del Amor, para que entre todos los que tuvieran contacto con él, se quisieran para siempre. Pero cuando iban a enviar su haz de luz sobre ese remolino, apareció, Griselda, El Hada del Hielo, y con ella delante de Gabriela, no sirvió de nada. Se reia,y decia: ¿ Que pensáis hacer ahora?,¡ Ella es mi garantia para poder convertir el color azul de todos los reinos en mi poder y hacer así que todos y todo sea mío!- Y volvió a reírse.
Mientras ella reia, Gabriel y Aurora se habían colocado justo detrás de ella, al lado de Gabriela, y en ese momento, sus colgantes emitieron la luz del Amor, dando de lleno a Griselda, haciendo que cayese en el estanque, quedandose alli encerrada. Gabriela, cayó al suelo, el remolino había desaparecido, y La malvada Hada del Hielo, gritaba y gritaba ¡ Me vengare, me vengare!.
Las piedras de la cueva, comenzaron a moverse, y el sol entraba en ella, volviendo todo a la normalidad, el agua comenzó a correr de nuevo, uniéndose a los demás colores del Río de Colores. Y Junto a él, Griselda que corría río abajo gritando y maldiciendo.
imagen de internet

Al llegar al Castillo del Oeste, al Equipo Mágico les esperaba un recibimiento multitudinario, hadas, duendes, y su reina, los esperaban para agradecerles su gran esfuerzo y trabajo. Nuevamente había vencido el Amor y la Amistad, aplaudían y abrazaban, acompañándolos a la Sala del Trono, donde estaba su gran amiga el Hada del Oeste. al llegar, pudieron ver una gran jaula, donde estaba encerrada el Hada del Hielo. Cuando el Hada del Oeste les preguntó qué querían hacer con ella, los tres se miraron, y decidieron dejarla libre, con la condición que en por lo menos, 1000 años no se acercaria al Reino del Oeste ni a sus límites, y que viviría confinada en su reino de hielo. Después de liberarla y marcharse en silencio, los colgantes de nuestros amigos, volvieron a lucir un nuevo color, el rosa, que no era ni más ni menos que el poder de la meteorología, podían con él formar tormentas, lluvia . viento y que brillase el sol, y es que sin duda, quienes más se merecen todos esos maravillosos poderes mágicos son ellos, nuestro amigos del Equipo Mágico.
imagen de internet

¡ Vaya aventura ! ¿ Verdad?. No hay duda de que la magia de nuestro Equipo Mágico es única.
¡ Bravo Equipo, sois increíbles!
Esperemos nuestra próxima aventura, ese poder de la meteorología, puede traer algunas aventuras.
¡ Veremos que pasa!. Hasta entonces os mando un mágico abrazo.
Att. El Hada del Oeste.

domingo, 20 de enero de 2019

La fiesta del Amor y la Amistad

¡Bienvenidos de nuevo queridos duendes y queridas hadas a otra fantástica aventura de nuestro Equipo Mágico!.¿Como estais?, desde aqui os envio un beso mágico con mucho cariño.Estamos en invierno de este lado del mundo, y como ya sabéis, es tiempo de abrigos, bufandas, gorros y guantes,pero eso no nos impide poder entrar en nuestro mágico mundo de duendes y hadas, allí siempre luce el sol, se ve el arco iris y hay todo un mundo lleno de magia y color. Y  desde ese mágico mundo  nos llega la nueva aventura de nuestros amigos ,nuestro querido Equipo Mágico
Hoy, en el Reino del Hada del Oeste,había una celebración, era el dia del Amor y la Amistad, y hadas y duendes, habían estado preparando muy bien esa fiesta muy querida por todos, ya que todos se unen mostrando Amistad y Amor hacia los demás y comparten regalos y dulces. Todo estaba preparado, grandes mesas llenas de caramelos, tartas, pastel de zanahoria, tartas de chocolate y frutos del bosque, y zumos que los duendes elaboraban sabiamente  con los frutos que recogían durante toda la semana anterior a la celebración en todos los rincones del bosque.
(Imagen sacada de la Red)
Cada mesa tenía dos duendes cuidadores,intentando que nadie tocase ningún elemento, siempre habia algun ¡Pequeño duendecillo,que se llevaba algo extra!. ¡ Todo listo Majestad!- dijo Igor, el duende encargado de los preparativos.

¡ Estupendo,podemos comenzar ya con la fiesta!- contestó el Hada del Oeste.
Se dirigió al balcón del salón principal del Castillo, para  decir unas palabras y dar comienzo a la celebración.
Queridas hadas y queridos duendes, estoy feliz de que un año más podamos celebrar juntos este gran día, donde los duendes y las hadas, olvidan viejas rencillas y se abrazan en armonía y paz.El dia del Amor y la Amistad,es un referente en todos los rincones de nuestro reino, y más allá de las altas montañas, hagamos que este dia como siempre sea especial para todos. ¡ Os deseo de corazón que tengáis un bonito dia del Amor y la Amistad!, ¡ Queda entonces inaugurado este bello dia!,¡ Todos a disfrutar!, y así es como dio comienzo este maravilloso dia para compartir entre todos.
Los duendes y las hadas reían felices,iban y venían y compartían junto al Hada del Oeste,regalos, y dulces.
Resultado de imagen de hadas y duendes infantiles
(Imagen sacada de la Red)
Pero... os estaréis preguntando dónde están nuestros chicos del Equipo Mágico ¿ Verdad?. Gabriel, Aurora y Gabriela, habían salido de camino para la celebracion del dia del Amor y la Amistad, por supuesto, y como no podía ser de otra manera, los tres iban con sus respectivos colgantes Arco Iris, regalo del Hada del Oeste por su valentía y ayuda al Reino del Oeste.
Cruzaron el sendero de su casa hacia el bosque, cruzaron el puente de los deseos, se adentraron en el camino de las piedras de colores, y ya casi estaban por llegar a las puertas del Castillo.
Al llegar allí, un pequeño duende azul, llamado Lutin, les llamo la atencion y les hizo acompañarlo.
Se adentraron en la Caverna de las rocas mágicas, dentro de aquella caverna en su interior, había un gran estanque de agua cristalina,y en el fondo, se podía ver que estaba pasando en el Reino.
Lutin, hizo un gesto con la mano, para que Gabriela se acercase a ver qué era lo que ocurría. Durante un rato la niña estuvo en silencio, solo observaba dentro de aquella gran bola mágica, su colgante Arco Iris, se encendía y apagaba continuamente. Gabriel y Aurora se miraban, preparándose para lo que pudiese ocurrir ,Gabriela se levanto repentinamente, y su colgante emitió un brillo que cegó a los que estaban allí, y se apago. Los tres se miraron,y al buscar a Lutin para su sorpresa, ¡había desaparecido! , - ¿Donde esta Lutin?- preguntó Gabriela, de repente, ¡ Había desaparecido!,no había ni rastro de él. Lo llamaron una y otra vez desde cada una de las entradas de la Caverna, sin resultado. Un estruendo se escuchó entonces proveniente del agua, y comenzó a subir de nivel.
Imagen relacionada
( Imagen sacada de la Red)
- ¡ Rápido!- Dijo Gabriela, ¡ Está a punto de inundarse todo, lo acabo de ver!. Los tres se pusieron en marcha, Gabriela iba la primera, mientras corría, iba diciéndoles a sus compañeros, que debían llegar al manantial de las rosas mágicas, alguien había destruido el muro y el agua bajaba sin control, el estruendo del agua era cada vez más cercano, y comenzaba a agrietar las piedras de la cueva, colándose ya el agua por algunos huecos. ¡ Vamos rápido, o no llegaremos a tiempo!- gritó Gabriela. Los colgantes Arco Iris, estaban luciendo cada vez más fuertes y es que cuando hay un peligro inminente su luz emite un destello especial, al llegar al manantial el espectaculo era horrible, las piedras del muro habían cedido por completo , y el agua había inundado ya todo el exterior destruyendo todas las rosas y el jardín que rodeaba al manantial, lo primero que debía hacer el Equipo Mágico era parar el torrente de agua para que no siguiera inundando el Reino . Era difícil cruzar del otro lado, pero Gabriel , que era el más grande, salto bien alto, y pudo agarrarse de uno de los árboles que todavía no se había llevado la corriente, Aurora se colocó en el extremo izquierdo de la salida de la caverna, y Gabriela en el derecho, cerraron los ojos y al decir ¡ Ahora!, los destellos de colores de sus colgantes Arco Iris, se unieron formando uno, las piedras del muro, se fueron colocando en su lugar, formando de nuevo el muro de protección y evitando así que el agua siguiera su camino de destrucción. Lograron pararlo, pero todo estaba arruinado, el agua lo había arrastrado todo y la armonía del Manantial de las rosas  mágicas había desaparecido. Nuevamente, gracias a sus colgantes pudieron poco a poco restablecer todo a la normalidad y el manantial volvía a lucir sus bellos rincones otra vez. Fueron así utilizando sus mágicos colgantes de colores, y volver a recuperar cada rincón devastado por el agua hasta casi llegar a las puertas del Castillo. A estas alturas, el Hada del Oeste, ya estaba esperándolos para agradecerles como siempre su gran ayuda para salvar su Reino.
- ¡Bienvenidos de nuevo Equipo Mágico!- les dijo el Hada del Oeste al llegar , se lo que acabáis de hacer por nuestro Reino, una gran labor y ayuda que no puedo dejar pasar sin agradeceros y sin que nuevamente tengáis vuestra recompensa, por tan bello corazón. No solamente, debéis descansar y reponer fuerzas en nuestra gran fiesta, que gracias a vosotros puede celebrarse con alegría, sino que os hago entrega de algo muy especial!. Delante de todos los que allí estaban,el Hada del Oeste levantó su gran cetro, un  gran tridente de colores Arco Iris, que eran los colores del Reino del Oeste,
y con la voz muy solemne dijo:
- ¡ Que la Magia con los colores de la Amistad sea entregada a nuestros protectores!, esta insignia solo es entregada a quienes entregan su corazón verdadero, y ayudan al Reino del Oeste y lo protegen!. Dicho esto, una cascada de estrellas de colores comenzaron a caer sobre el Equipo Mágico, inundando todo de Magia. Gabriel, Gabriela y Aurora, sonreian, ¡ y no era para menos!, esa insignia los hacia ¡portadores de luz de colores a todos los mundos mágicos y todas las puertas se abrirán para ellos!. Todos estaban al fin, tranquilos y felices, por fin podían celebrar su fiesta, ahh!,
¿ Queréis saber que paso con Lutin?, pues como era de esperar la maldad siempre tiene un corto recorrido, aunque en este caso, la maldad arrastró a Lutin, al pozo de la Sabiduría, y allí debería cumplir su castigo durante largo tiempo y es que el que tiene la maldad como insignia, siempre termina siendo castigado.
Resultado de imagen de castillo magico de hadas
( Imagen sacada de la Red)
¡ Bravo Equipo Mágico!, ¡ Siempre se impone el Corazón y la Magia!¡ Bravo!.
¡Deseo os haya gustado la aventura de hoy, veremos dónde nos lleva la proxima!
Un abrazo Mágico, y un besito de Arco Iris de parte de vuestra amiga el Hada del Oeste.
¡ Hasta la próxima aventura duendes y hadas!.



sábado, 1 de diciembre de 2018

Lagrimas de Cristal...

En la aventura de hoy, nuestro Equipo Mágico, se verá envuelto en un suceso muy muy extraño ¡ Atentos!.
El día comenzaba tranquilo, pequeñas nubes pintaban el cielo de rojo con la salida del sol. Gabriela, Gabriel y Aurora, estaban ya levantados y se disponían a salir al campo a recoger frutos del bosque para que por la tarde pudiesen elaborar junto con las mamas una deliciosa tarta.
Cestas, abrigos y gorros, ya que la mañana estaba fría y ¡ listos para ir de excursión !.Se adentraron en el bosque,cuando el sol acababa de salir, las niñas caminaban felices cantando y riendo mientras Gabriel disfrutaba de los grandes árboles y de la paz que siempre se respiraba en el bosque.
Llegaron al puente de piedra que cruzaba el río, y del otro lado, sentado en él, estaba Nicolás, era un pequeño elfo que vivía en el Castillo del Hada del Oeste. Con su gorro en la mano y sollozando, ni cuenta se había dado que el Equipo Magico estaba llegando donde él estaba. Gabriela, al darse cuenta de que Nicolás lloraba, corrió hacia el y le preguntó que ocurría. Mirando al suelo, los tres se dieron cuenta de que había pequeños cristales justo debajo de Nicolás, al mirarlo, Gabriela se dio cuenta de que sus lágrimas al caer se convertian en cristal.
Los tres miembros del Equipo Mágico se miraron y volvieron a preguntar qué estaba pasando y porque su llanto se conviertia en  cristal.

Entonces Nicolás les contó:
- Esta noche, ¡habían asaltado el Castillo del Hada del Oeste!, y a todos los que salieron a defenderlo les envolvió una niebla fría, casi congelada, que hizo que todos se pusieran a llorar convirtiendo sus lagrimas en cristal.
Todo el suelo de  alrededor del castillo se volvió de cristal, y los pequeños duendes no podían dejar de llorar.
Lo peor de todo prosiguió contando Nicolás es que.... que...
-¡ Queeeee!, gritaron los miembros del Equipo Mágico casi al unísono.
-¡Lo peor de todo es que se han llevado al Hada del Oeste!.
¿ Como?,¿Adonde se la han llevado?, le preguntó Gabriela.
- No lo se, dijo Nicolás.
Gabriela, Gabriel y Aurora, se colocaron en circulo y sujetando sus manos cerraron los ojos, y el colgante Arco Iris se activó.

-¡ Vamos al Castillo Nicolas, siguenos contando con detalle mientras llegamos!.
Poco tiempo después habían llegado, y todo allí era desolación, hadas y elfos lloraban y derramaban cristales y cristales sin dejar de hacerlo.
-¡ Basta!, ¡ Dejad de llorar !, grito entonces Gabriela, y ¡pongámonos en marcha para encontrar al Hada del Oeste!.
- No sabemos quien se la llevo, ni como, gritaron algunos con desesperación.
El Equipo Mágico activo de nuevo el colgante Arco Iris y con su magia, protegió al reino y al Castillo a través de una gran burbuja de colores, que servía de protección.
Se pusieron en marcha .buscando pistas, huellas, objetos que les pudiesen indicar donde se podía encontrar el Hada. ¡ Pero nada!,  de pronto, el colgante arco iris de Gabriela comenzó a brillar, justo delante de la puerta de los siete laberintos, un lugar de donde hadas y duendes habían oído hablar que quien alli entraba nunca mas salia.
Gabriela sin perder tiempo se adentro en el, seguida de Gabriel y Aurora. ¡ cuidado Gabriela, iremos juntos todo el tiempo, no nos podemos separar!, dijo Gabriel.
¡ Lo sabemos!, asintieron Gabriela y Aurora. De repente, los tres caían en un gran agujero oscuro, y caian y caian, y en el que no podian ver el final.
Pero con la protección de los tres colgantes, lograron crear un pasadizo, por el que poder caminar, y se dieron cuenta de que aquella loca caída, era solo magia. Los tres se miraron, y entendieron.
Volvieron tras sus pasos nuevamente al Castillo del Hada del Oeste. Al llegar recogieron todos y cada uno de los espejos que había en el Castillo y en las casas de hadas y duendes y los unieron uno tras otro haciendo un gran circulo en el gran patio del castillo. Después se sentaron, los elfos gritaban
¿ Es que no vais a salvar a nuestra gran hada?, ¿ Que os está pasando?, mientras ellos gritaban y lloraban, los tres miembros del Equipo Mágico esperaban sentados en un rincón a que el sol iluminase a todos los espejos del patio.Y el sol comenzó a llegar, y cada uno de los espejos comenzó a brillar, cuando ya solo una pequeña parte de ellos quedaba por iluminar, Gabriela, Gabriel y Aurora se colocaron formando un triángulo , y al iluminar el sol el último espejo, los colgantes mágicos hicieron el resto, dejando ciegos con sus destellos a hadas y elfos. Al terminar de pasar el sol y de brillar los colgantes mágicos, el Hada del Oeste, apareció sentada en su silla, rodeada de flores y hadas, como siempre. Los saludo y agradeció su visita, y por supuesto, lleno sus cestas de los ricos frutos del bosque...

Pero... ¿ Que ha pasado?, ¿ Qué significa esto?. Los tres miembros del Equipo Mágico se miraron y sonrieron,cogieron sus cestas después de despedirse de todos sus amigos, y emprendieron el camino de vuelta a sus casas.
Cruzaron el puente, y Gabriela al mirar del otro lado, volvió a ver a Nicolas, que esta vez le sonreía...¡ Vaya misterio el de hoy!, ¿ Verdaderamente ha desaparecido el Hada del Oeste?, ¿ Quien es Nicolas?, y sobre todo, ¿ Porque lloraban lagrimas de cristal?. Sin duda, demasiadas incógnitas para nuestro siguiente cuento, mientras tanto, ¡ disfrutad de la magia de los cuentos!. Un abrazo... del Hada del Oeste.

miércoles, 21 de noviembre de 2018

Tristán y el Remolino...

En aquella mañana de otoño, el viento en el campo era extremadamente fuerte, el sonido se colaba por las ventanas, como si duendes silbadores cantasen una canción, toda vi estaba comenzando a amanecer y el Equipo Mágico estaba inmersos en un profundo sueño. Gabriela y Aurora, dormían bien tapadas, con las mantas de colores verdes que les habían tejido las hadas del bosque del Lago Esmeralda. Eran cálidas y de unos verdes que iban de más intenso a menos intenso como cuando el mar refleja el azul del cielo y lo convierte en un precioso color esmeralda. El viento seguía soplando y soplando y repentinamente, un  fuerte sonido  despertó súbitamente a Gabriel, que al oirlo, sobresaltado, se levantó para ver qué ocurría.

Bajo las escaleras, y en el pequeño hall de la casa, volaban las hojas de los árboles en un gran remolino, después de conseguir cerrar la puerta, encendió la luz y dio un salto hacia atrás, pues las pequeñas hojas que hace un momento volaban sin rumbo, se movían.
- ¿ Quién hay ahí?, Preguntó Gabriel muy sorprendido.
Tras otro revoloteo de hojas, bajo ellas, había un pequeño duende y una pequeña hada púrpura. Tosían, ya que el viento los había zarandeado tanto que trataban de recuperarse de ese violento viaje.
- ¡ Hola , buenos días !, dijo el pequeño duende. Mi nombre es Dorian, y ella es...
- ¡ Yo soy Purpurina !, se adelantó la pequeña contestando, lo que hizo que el pequeño Dorian no pusiese buena cara.
- ¿ Y que haceis aquí?, Pregunto Gabriel.
- Eso quisiéramos saber dijo el hada, el viento del Norte nos ha traido hasta aqui, ¡Maldito viento!. - Debemos hablar con el Hada del Oeste Dorian, cada vez que Tristán sopla, nos envía a lugares desconocidos y lejos de nuestras casas.

- Si, es cierto, Purpurina, hay que hablar sin falta con el Hada del Oeste.
- ¿ Tu conoces al Hada del Oeste grandullón?, le preguntó Dorian a Gabriel.
- ¡ Por supuesto !, somos amigos.
- ¿ Amigos?, jajajajajaajaja, el Hada del Oeste no tiene amigos, espeto Purpurina. Es una bruja malvada y sin sentimientos.
- ¿ Como dices hada insolente?, le contestó enfadado Gabriel.
El Hada del Oeste es un hada justa y buena, y capaz de ayudar a quien se lo pida.
- jajajajajajajaja, rieron los dos, hada y duende. Debes estar hablando de otra hada, dijo Purpurina, comenzando a volar.
En ese momento, Gabriela y Aurora llegaron al Hall al oir las risas de aquellos pequeños seres, Gabriel les informo de quienes eran y de lo que opinaban de su amiga el Hada del Oeste.
Gabriela se enfurecio, no permitia que nadie hablase mal de su amiga, se fue hacia la puerta para expulsar a Dorian y Purpurina de la casa, abrió la puerta y Tristán soplo tan fuerte que dentro de su remolino se llevó a Gabriel, Gabriela, Aurora, Dorian y Purpurina....
¿ Donde habra ido a parar nuestro Equipo Mágico?, ¿ Porque Tristán se los llevó?, ¿ Llevarían los colgantes magicos consigo por si acaso ocurria algo?... No lo sabremos hasta nuestra siguiente historia.


¡ No te la puedes perder!. ¡¡Os espero en la siguiente aventura de nuestro Equipo Mágico!!
Gracias por leer y compartir nuestras aventuras, es un placer que otros niños como tu, crezcan y amplien su imaginación. Besos de vuestro Equipo Mágico y por supuesto, de mi querida Hada del Oeste.


domingo, 28 de enero de 2018

La cascada Arco iris

Holaa!,como estáis?. Deseo que bien, después de un largo paréntesis por motivos de trabajo,estamos aquí de nuevo.
En todo este tiempo,no vayáis a pensar que nuestro Equipo Mágico,no ha tenido aventuras,noo,para nada,han tenido y muchas y poco a poco os las iré contando,así que preparados para leer.
En esta primera aventura de la temporada os contaré como nuestro Equipo,visitó el "Barranco de colores", un lugar precioso,donde la cascada de colores esta protegida por las hadas y los elfos dorados que allí viven y que se encargan de llevar el agua a través de los canales que ellos mismos han construido hasta las fuentes mágicas del Castillo del Hada del Oeste. En estos canales, hay diversas cuevas que están llenas de cristales de colores, y en cada una de ellas diferentes hadas los protegen de peligros. Cada cueva tiene un diferente color, y al final de cada una, los colores se mezclan y forman un maravilloso arco iris, que riega cada rincón del Reino del Oeste.
En una de esas cuevas, el color del agua era turbia, su verde se había convertido en  un verde oscuro, profundo, en vez del color turquesa que siempre tenía. El Hada del Oeste,recibió la noticia de manos de la pequeña hada esmeralda,responsable de la cueva turquesa,preocupada y triste veia como el Arco Iris mágico se debilitaba. Llamó a los duendes del camino de colores y les ordenó que le diesen toda la información que tuviesen. Mientras tanto, y sin saber que ocurria,nuestros amigos del Equipo Mágico,estaban disfrutando de un precioso dia de invierno,habían decidido visitar la nieve y recorrer la montaña helada,que tanto le gustaba a Gabriela.
Juegos,muñecos y bolas de nieve,asi iba transcurriendo la mañana. Todo hasta que se adentraron en una de las cuevas de la montaña, decidieron ver que habia en su interior y ver de donde provenia ese brillo tan bonito que se veia desde la entrada.
Al entrar descubrieron una Gran Cascada de agua helada y pudieron darse cuenta de que aquello que brillaba era el hielo que las paredes de la cueva proyectaba sobre el agua,dando la sensación de estar bajo un cielo estrellado. ¡Era precioso!y Gabriela y Aurora,estaban maravilladas, de pronto,en el interior de la gruta se comenzaron a escuchar unos golpes y unas risas, los miembros del Equipo Mágico,guardaron silencio,escucharon durante un rato esas risas, mientras se movían lentamente hacia el interior. Al llegar a otra entrada,donde habia otra gran cascada y donde en esta ocasión las paredes eran de color verde oscuro y sin brillo, pudieron ver a dos pequeños elfos picando en la pared y sacando unos cristales de color verde que colocaban en una vieja vagoneta minera de hierro colocada sobre railes y que apuntaba hacia el interior de otra cueva. El Equipo Mágico,pendiente de todos sus movimientos y totalmente en silencio,se miraron y supieron entonces que nada bueno harian con esas piedras verdes,sobre todo,por lo que cuchicheaban y se reian los dos elfos. Y asi era,el Equipo Mágico,estaba casi tan cerca ya de ellos que lograron escuchar lo que decían.

- ¡Esta es la ultima vagoneta!,¡Por fin,terminaremos con ese absurdo Arco iris y la Gran Hada del Norte, nos recompensara!, decían,y reian sin parar.
El Equipo Mágico tras escuchar lo que tramaban,¡Tenian que impedirlo!, se colocaron en diferentes posiciones,Gabriela cerca de la vagoneta, Gabriel cerca de los elfos y Aurora cerca de la cascada, los elfos estaban tan inmersos en su recompensa que ni siquiera se dieron cuenta. Nuestro equipo ya sabia que hacer y todos esperaban el momento para actuar. Y así fue,cuando los elfos,descargaron la ultima carga de piedras verdes sobre la vagoneta,el Equipo Mágico, puso en marcha sus colgantes magicos,sorprendiendo a los elfos que desesperados pusieron en marcha el cargamento hacia el interior de la gruta. El Equipo Mágico se subió a la otra vagoneta que estaba colocada detras de la que tenía la carga y salió tras ella.
Giros,curvas,velocidad,para poder llegar a las piedras verdes, ¡Parecia inalcanzable!, ¡Faltaba muy poco para llegar a la entrada de colores que se veia al fondo!.
- ¡ Hay que evitar que llegue al final !- gritó Gabriel.
Los tres levantaron sus colgantes y un arco iris de colores salió de ellos. ¡Apuntad a las piedras!, ¡ Hay que cambiarlas de color antes de que entren en el agua!.
Se impulsaron todo lo que pudieron para poder acercarse más a la vagoneta de las piedras verdes, y justo antes de caer el color de las piedras comenzaron a cambiar. Todos cayeron en el agua,al salir no sabían si habían llegado a conseguir el cambio, de pronto, llegó otra vagoneta que cayó a toda velocidad de nuevo en el agua,eran los elfos,que al salir,estaban llenos de colores y corrían y gritaban muy muy enfadados,entraron en una gruta y desaparecieron.
Con incertidumbre el Equipo Mágico,esperaba resultados,miraron el agua y pudieron ver que poco a poco,el brillo de colores era mas intenso cada vez,protegiendo al agua de sus colores y volviendo a brillar como siempre.
El Equipo Mágico se abrazó ¡ Lo hemos conseguido! - gritó Gabriela.
Al salir de la cueva,el Hada del Oeste,el Hada Esmeralda y las hadas y elfos del Reino del Oeste,aplaudian a nuestro equipo.
Tuvieron una gran fiesta y la Gran Hada del Oeste,les hizo entrega del colgante Arco iris, la protección de sus colores,estaba ahora garantizada.
¡ Ufff ! - ¡ Menuda aventura !,pero como siempre y gracias al Equipo Mágico,todo vuelve a la normalidad.
¡ Gracias Equipo,sois geniales !.
¡ Hasta nuestra próxima aventura !.





miércoles, 28 de diciembre de 2016

Las maldades del Duende Oscuro...

Tras un largo periodo de descanso, debido a acontecimientos ajenos al Equipo Mágico, no he podido entrar y contaros nuevas aventuras, pero finalmente ¡¡¡YA HEMOS VUELTO!!!.
Y en esta nueva aventura, nos adentramos de lleno en los preparativos de  Navidad, Gabriela y Aurora, empezaban a ponerse mas nerviosas de lo habitual, y siempre por estas fechas, tenían pensado muchas cosas, para compartir con las Hadas y Duendes del Mundo Mágico.
Les gustaban mucho las manualidades, y preparaban, muñecos de nieve, bolas para el árbol, tarjetas de felicitación y ¡todo hecho a mano!. Inmersas en todas estas cuestiones, Gabriel se paseaba por la habitación de Gabriela, para ver como iban los preparativos.
En las tardes de Diciembre, hace frío, a veces sol, a veces viento, a veces lluvia, es el loco tiempo del invierno.Pero al Equipo Mágico, también le gustaba pasear por el bosque, y hacer fotos de esos maravillosos colores que esta estación compartía con ellos,  llenaban todo el entorno, de un mágico y maravilloso lugar para disfrutar.

Eran las cuatro de la tarde, el sol, brillaba, y una brisa fresca movía las hojas de los arboles cercanos, Gabriel subió a buscarlas, para dar un paseo, antes de que anocheciese, que en esta estación, era algo que no gustaba demasiado a las niñas, ya que anochecía demasiado rápido.
Bajaron los tres y se dirigían a la puerta, pero antes hicieron una visita a la cocina, recogieron unas galletas y un zumo para el camino, y salieron sin mas.
Cogieron el camino hacia el bosque, apuraban un poco el paso, ya que el sol bajaba sin remedio, y no querían que se hiciese demasiado de noche para volver.
Al llegar a la entrada del bosque, dos pequeñas hadas del otoño, les esperaban. Una de ellas lloraba, mientras la otra la consolaba, Gabriela, se acerco, necesitaba saber que era lo que le pasaba, y comenzaron a contarle:
- Esta mañana, en el camino del viejo puente de piedra, se escucharon dos estruendos que despertaron a todas las hadas , salieron de sus setas asustadas, y el Hada del Oeste, mando a varias de nosotras a averiguar que era lo que ocurría, así que nosotras dos y el hada Sara, nos dirigimos hasta el viejo puente. La verdad íbamos muertas de miedo,ya que no sabíamos que era lo que nos íbamos encontrar. Al llegar todo parecía normal, escuchábamos a los pequeños pajarillos que cantaban en las ramas del viejo roble, y a lo lejos las voces de los duendes que trabajaban en el bosque, como os decía todo normal.



Después de comprobar que nada ocurría nos disponíamos a volver, y el viejo roble, comenzó a moverse, y de pronto, un gélido viento nos arrastro a través de sus ramas, hasta adentrarnos en la profundidad del tronco. No sabíamos que ocurría, un gran silencio , y oscuro,muy oscuro, no veíamos absolutamente nada. De pronto, una gran luz azul cegadora vino hacia nosotras, y tras ella, apareció un gran duende, feo, y oscuro.
Gritamos pidiendo ayuda pero nadie nos escuchaba, y tras gritar, Elsa y yo,nos encontramos fuera del viejo roble de nuevo. Al levantarnos pudimos comprobar que Sara no estaba, la buscamos por todas partes, gritamos su nombre, pero no ha vuelto a aparecer, el viejo roble y ese duende oscuro se la trago y no la ha devuelto.El Hada del Oeste, ha puesto en alerta a todo el reino, y es por eso que necesitamos vuestra ayuda.
Tras escuchar al Hada, el Equipo Mágico, se puso en marcha hacia el Castillo del Hada del Oeste, sin duda, requería de su ayuda sin demora.
Llegaron al Castillo y tras hablar con el Hada, se encaminaron hacia el viejo puente de piedra, donde se encontraba el viejo roble. Al llegar, Gabriel intuía un temblor, en el viejo roble, y como había pasado con las pequeñas hadas, el Equipo Mágico, fue tragado por el viejo árbol, encontrándose en un momento , en el interior oscuro.

De pronto la misma luz azul, que antes habían visto las hadas, y tras ella el Duende oscuro, el Equipo Mágico, armado con sus Medallones del Poder, crearon una gran linea divisoria, y el Duende tuvo que detenerse. Al verse amenazado, acerco hacia el a la pequeña Hada Sara, amenazando con hacerla daño si el Equipo Mágico le hacia algo . Todos se detuvieron de pronto, un gran temblor, hizo que todos se quedasen paralizados, y nuevamente a oscuras. El Equipo Mágico comenzó a toser, estaba todo lleno de polvo, lo comprobaron cuando sus medallones comenzaron a brillar de nuevo , pero... ¿y la luz azul?, ¿ Porque no se escuchaba al Duende, ni brillaba la luz azul?, ¿ Donde estaba la pequeña Hada Sara?. Una pequeña luz debajo de una madera, brillaba intermitentemente, y Gabriela, fue hacia ella, para liberarla. A través de los huecos del viejo roble, comenzó a entrar la luz del sol, permitiendo que todo se llenase de luz, así fue como se dieron cuenta, que el Duende Oscuro, estaba atrapado bajo las ramas , ¡ muchísimas ramas!, que le impedían moverse. El Hada del Oeste se acerco hasta el y con una pequeña botella, metió en ella al malvado Duende oscuro, sellando la tapa con un sello mágico, para que nunca nunca mas, pueda volver a hacer ninguna maldad.


Una vez de regreso al Castillo del Hada del Oeste, todos estaban mas tranquilos y contentos, y las pequeñas hadas amigas se volvieron a reencontrar y a sonreír.
¡ Gracias Equipo Mágico!.¡ El Poder de la Magia, nuevamente ha ganado contra el mal!

sábado, 16 de abril de 2016

Viajando al Mundo de los Espejos...

Gabriela y Gabriel, sentados en el acantilado al amanecer recordaban su última aventura. Miraban al mar, escuchaban el sonido de las olas, y reían al recordar la aventura vivida.
Rodeados de flores, oliendo a mar y a primavera, se tumbaron los dos sobre la hierba fresca. Gabriela cerró los ojos, le había entrado un poco de sueño y se quedaba dormida, pero algo hacia cosquillas en su mano, pensaba que era su padre y rápido le dijo,mientras reía:
¡ papá, dejame !
Gabriel también había cerrado los ojos, pero al escuchar la risa de Gabriela, se volvió a mirarla, y se dio cuenta que quien estaba haciendo cosquillas a su hija, era un hada azul,.
¡ hola!- dijo el hada.
-Mi nombre es Azuzena, soy el hada de la primavera.
¡ Hola Azuzena !, contestaron casi a la vez Gabriela y su papá.
Azuzena comenzó a hablar, les había preguntado, si les gustaba la primavera y el olor de las flores, el sonido de los pajaros y el olor de la hierba fresca, y mientras contestaban, el paisaje había cambiado totalmente. Ya no se oía el mar, aunque si había sonido de agua, olía a flores,y además todo estaba rodeado de pasto fresco. Los miembros del Equipo mágico, se miraron entre si, extrañados, sin saber que estaba pasando y como habían llegado allí.
Azuzena reía contenta,acompañando a los pajarillos,que revoloteaban felices en el gran cielo azul.

Corriendo en la lejanía, veían a alguien venir hacia ellos, pero no lograban saber quien era, todavía estaba demasiado lejos y además no era demasiado grande, así que se volvieron a mirarse sin entender nada.
Cuál fue su sorpresa, cuando al acercarse pudieron ver entonces, que se trataba de Aurora, su amiga de aventuras.
Al llegar donde ellos, y tras recuperar la respiración tras la carrera,les pidió que la acompañasen a un lugar. Extrañados por la petición y sobre todo, por no contar con la información necesaria, decidieron seguirla, dejando atrás a Azuzena y a los pajarillos, que seguían ensimismados en sus propios juegos.
Mientras caminaban siguiendo a Aurora,el camino nuevamente fue transformándose y no sabían muy bien porque, era como viajar en el tiempo, como si en cada paso dado , estuviesen en un nuevo lugar.
Los arboles cubrían la mayor parte del paisaje y Aurora cada vez,se alejaba mas de ellos, era como si estuviese escapando de algo o de alguien. Todo era muy extraño, y los dos miembros del Equipo mágico, se miraban en silencio, caminando mas rápido cada vez y sin perder de vista ningún detalle. De pronto, algo les llamo la atención, y sin casi ni tiempo a prepararse, de un viejo árbol cayó un duende, vestido de negro y con un gorro dorado, Gabriela,agarro su colgante mágico de la Sabiduría y Gabriel hizo lo mismo con el suyo. Sus fuerzas,se mantuvieron unidas, mientras el duende reía sin parar. Ramas oscuras,piedras y la entrada de una cueva, era lo que se podía ver en aquel lugar, oscuro y sin ninguna luz. Pero sin esperarlo, una gran luz inmensamente fuerte lo invadió todo,dejando al Equipo mágico sin poder ver nada. Los haces de luz de sus colgantes dejaron de irradiar luz, y cayeron de sus manos. Tras la fuerte explosión de luz, y sin haber recuperado todavía la visión plenamente, una figura borrosa, se vislumbraba ante ellos. Gabriela, reconoció enseguida aquellas ropas,¡ eran de su amiga Aurora !,y rápidadamente dijo:
¡ menos mal que estas aquí Aurora!.
Esta, al oírla, comenzó a reír y a transformarse en un hada oscura con un halo negro y dorado que la rodeaba.

Gabriela no salia de su asombro, ¿ Aurora ?- decía la niña, sin entender que era lo que ocurría.
Gabriel del otro lado, había recuperado los colgantes mágicos, y los mantenía unidos, para poder usarlos en cualquier momento sin que pudieran volver a perder su poder.
Sin mas, una gran ventisca,provocada por el hada oscura arrastro a Gabriela, hacia el interior de la cueva, sin que Gabriel pudiera rescatarla. Ya en el interior, la niña se encontró otra nueva sorpresa y es que dentro de un gran caldero, estaba su amiga Aurora, esta vez si, la verdadera, lista para ser parte de un gran hechizo. El hada, se colocó al lado del caldero,seguida de su duende, que arrastraba,un gran saco, preparado para la pócima.
El hada oscura entonces dijo:
-  ¡ Así que vosotros sois el Equipo mágico, el poderosísimo Equipo Magico! !,soltando una carcajada horrible.
Pues debéis saber, que tendréis que tener una fuerza infinita para vencerme, o bien...
¡ entregarme sin demora, vuestros colgantes mágicos, entregándome también vuestra fuerza,o tu raquítica amiga sera un ingrediente mas de mi pócima !.
Gabriela estaba tan sorprendida, que no podía reaccionar, no sabia que suerte había corrido Gabriel,poseedor de los dos colgantes mágicos...
¡ Ah ! - dijo la bruja, ¡ uno ya lo tengo en mi poder, he decir que no me costo demasiado recuperarlo !. Y los otros dos, bueno, los otros dos,ya están aquí, y deberéis entregarmelos sin demora.
¡ Nunca!- grito Gabriela, enfureciendo al hada oscura,tanto que sus ojos Se volvieron rojos,como si de rubíes se tratasen, ¡ Oto ! ,grito el hada ¡ enciende el fuergo !. Y allá fue, cogió una pequeña madera y se acerco a unas de las velas,prendiendo el palo.Las niñas se miraron indecisas,y a la vez temerosas por no saber que podrían hacer para combatir el poder de aquella malvada hada,y terminar con ella.

Cuando Oto  iba a prender definitivamente la hoguera, para que el caldero  comenzase a calentarse, dos intensos rayos de luz,entraron en la cueva, uno verde y uno azul,dando pie a que el colgante que estaba en poder de la bruja de color rojo,se uniera con su destello a los otros dos. Un gran remolino de color, cambio el color de la habitación, y de la nada, unas grandes ramas, de un gran árbol, atrapo a Oro y al hada oscura entre sus ramas. El hada,gritaba enfurecida, sin poder moverse al igual que su duende asistente, y poco a poco fueron tragados por aquel remolino que se metía dentro del caldero. La luz lleno todo de nuevo, habían desaparecido la oscuridad, la cueva y los grandes árboles. El sol iluminaba, todo, allí estaban los dos miembros del Equipo mágico, de nuevo,tumbados en la fresca hierba en el acantilado. Se miraron y Gabriel,se miro su mano derecha,comprobando que los colgantes mágicos estaban en su mano. Volvieron a cerrar los ojos y sin mas, se quedaron allí riendo y charlando.
Pero... ¿ Que paso con Aurora ?, ¿ Habría vuelto a su casa ?... ¡ Quien sabe !,no os perdáis la próxima aventura del Equipo mágico,para descubrirlo... ¡ Hasta pronto duendes y hadas!.