martes, 14 de febrero de 2012

¡¡Que friooooooooooooooooo!!


Al valle helado,ese es el destino del equipo mágico hoy.Y es que por encargo del Hada del Oeste,deben ir a aquel helado lugar para solventar un problema que allí se esta produciendo.La pequeña hada de las nieves,tiene problemas serios para poder mantener su lugar helado como siempre, y es que un viento cálido esta derritiendo el hielo del valle.Se pusieron en marcha con los trajes de nieve,gorros de lana gruesa,que la abuela de Gabriela había tejido el invierno anterior,los guantes y las bufandas.Para llegar al Valle helado,tenían que hacer un largo viaje, así que el Hada del Oeste,les envió un trineo plateado, y guiado por pedacitos de luna.Una manta blanca,esponjosa y grande cubría a los tres,así que no pasarían demasiado frío.
Cuando llegaron al Valle, pudieron observar desde el aire, que muchas zonas carecían de nieve,así que había que actuar deprisa o en poco tiempo,todo el Valle ya dejaría de ser helado.

Al bajarse del trineo,en la zona helada del valle, los elfos blancos,y las hadas del hielo, vinieron a recibirlos,era todo un acontecimiento que el equipo mágico visitara aquel valle, y así se encargaron de hacérselo saber,porque la bienvenida fue muy emotiva y particular.Muy contentos,se dirigieron al Castillo de hielo,sin duda la cosa era bastante preocupante, uno de los laterales del castillo estaba derretido en su totalidad, y aunque una maquina de hielo, espolvoreaba hielo sin parar,no conseguía taparlo del todo.
Al entrar el equipo mágico, escucho al Hada de las nieves, contarles como había empezado todo, y los resultados de los estudios hechos hasta entonces,sin duda, algo extraño estaba pasando y Debian ponerse manos a la obra rápidamente.


Gabriela, que llevaba su "lágrima de luna",la coloco en su mano, y un destello salio de ella, mostrando un pequeño elfo delante de un caldero en  una cueva blanca,la verdad es que no tenían demasiadas pistas, fue entonces cuando el Hada de las Nieves,recordó que cruzando el camino de los helados de fresa,se llegaba a las cuevas frías del Norte,y que allí era donde estaban los elfos mas rebeldes del valle.Caminando,por el camino de los helados de fresa,Aurora y Gabriela,no podían resistirse el olor y el color de aquellos ricos helados, les daban muchísimas ganas de empezar a comer hasta llenarse.Una de las pequeñas hadas que los acompañaban,les invito a coger uno, y antes de que terminara la frase allá se fueron los tres a coger un helado,¡estaban deliciososss!.

Prosiguieron camino mas contentos,porque llevaban la barriguita un poco mas llena,y encima de algo que a ellos les encantaba.La verdad es que hacia mucho frioooo,pero iban bien abrigados, aunque los tres miembros del equipo mágico,tenían la punta de la nariz como un pimiento de color rojo, sobre todo, Gabriel, que no soportaba el frío.

Cuando llegaron a la entrada de las Cuevas Frías,el paisaje era todavía mas helado,hielo por todas partes,las casitas eran setas como las del bosque mágico, pero eran de hielo,Gabriel se preguntaba,como era posible que se pudiera vivir en un lugar así.Una puerta de hielo, se abrió de pronto, un pequeño elfo blanco salio de ella pegando un fuerte portazo,tan fuerte que se agrieto un poco., muy pero que muy enfadado salio caminando tan deprisa que ni siquiera se dio cuenta que estaba allí el equipo mágico, ni sus hadas acompañantes.

Todos se miraron, preguntándose que era lo que pasaba,y como siempre,Gabriela la intrépida, se asomo a través de la ventana, ¡y allí estaba!,¡era el elfo,que ella había visto en su lágrima de luna!.
¡Aqui esta!,les dijo a todos mirándolos sorprendida.Entonces,llamo a la puerta,al abrirla,el elfo blanco que salio de ella,pego una voz diciendo,¡ya te dije que no volvieras...!,y al darse cuenta que no era su compañero,y viendo que era el equipo mágico, se apresuro a cerrar la puerta, pero ya era demasiado tarde,Gabriela se había cruzado delante de ella, y el elfo nada pudo hacer.
Una vez dentro, Gabriela, le pregunto que era lo que tenia en aquel caldero, y el elfo enfado,le contesto, que no le importaba.Entonces Gabriela, con voz un poco enfadada,le dijo, que o contestaba a su pregunta o tiraría el caldero tan lejos que nunca mas lo volvería a ver.

Entonces el elfo se coloco delante de el, y la reto diciéndole que se atreviera a hacerlo y ya vería lo que iba a pasar.Cuando Gabriela escucho aquello, si que se enfado de verdad,y saco nuevamente su lágrima de luna, y sus destellos fueron directamente hacia el caldero, haciéndolo desaparecer,y a gritos, el elfo blanco,los hecho fuera de allí.Algo paso entonces fuera en el Valle, brillaba el sol, un sol que no calentaba por supuesto, ya que era un sol de invierno,las nubes se disiparon, y el brillo del hielo comenzó a verse por todas partes.

¡El hechizo malvado había desaparecido!,y el Valle de Hielo volvía a brillar como siempre.Las flores de hielo de colores volvían a oler, ya no había helados a punto de derretirse, y cuando llegaron a casa del Hada de las Nieves,todo estaba en perfecta armonía nuevamente,las hadas reían contentas dentro de sus trajes de pelo blanco,sus capuchas y sus alitas relucían de forma especial.Con abrazos y magia se despidió el equipo mágico de aquel lugar,pero también contentos,sobre todo Gabriel, que por fin terminaba de salir de aquel lugar tan frío.Tras las felicitaciones del Hada del Oeste,volvieron a casa a descansar,esperando su nueva aventura...

1 comentario:

GABRIEL RIVEROS dijo...

Una fría aventura la de hoy menos mal que había heladitos!!!